Mitzitón: Una comunidad en Chiapas resistiendo la construcción de una carretera del gobierno

Publicado: 9 marzo 2010 de Centro Independiente de Noticias en análisis, DD.HH./Violaciones, denuncias, México, [chiapas]
Etiquetas:

[México / The Narco News Bulletin]

Paramilitares atan a adherentes de la Otra Campaña y los torturan mientras la policía estatal esperaba pasivamente a un lado

Por Jessica Davies
Especial para The Narco News Bulletin

8 de marzo 2010

El domingo 28 de febrero, un gran conflicto tuvo lugar en la comunidad chiapaneca de Mitzitón, cuando alrededor de un centenar de miembros del evangélico “Ejército de Dios”, considerado un grupo paramilitar, atacó a simpatizantes de la Otra Campaña en la comunidad. Al lugar arribaron más de 200 policías en diez camiones, y la carretera entre San Cristóbal de las Casas y Comitán se mantuvo cerrada por varias horas. Cada bando mantuvo como rehenes a tres miembros contrarios. Varias personas sufrieron heridas por las balas del Ejército de Dios, o fueron golpeadas. Hubo grandes incendios y las ambulancias no pudieron llegar a atender a los heridos.

Un comunicado de la asamblea de la comunidad relata como los adherentes a la Otra Campaña fueron atados a postes con los ojos vendados y mantenidos así por doce horas, “fueron brutalmente golpeados y torturados mientras les rociaban gasolina y les decían: ‘vamos a quemarlos vivos’.” Agentes de la Policía Estatal Preventiva “ya estaban en el lugar, escucharon las balas y no hicieron nada, cuando la agresión terminó, los policías se acercaron y sólo vieron como nos agredieron.” Los funcionarios del gobierno que estuvieron presentes “no hicieron nada, solamente hicieron declaraciones a la prensa para confundir a la gente.”

Los incidentes fueron tergiversados groseramente en gran parte de la prensa, a pesar de la presencia de observadores de derechos humanos que monitoreaban la situación. Lo que sucedió fue presentado únicamente como un conflicto sobre la tala de madera, ya que el conflicto se avivó cuando uno de los evangélicos taló, ilegalmente, cinco árboles. Los árboles están protegidos en Mitzitón, y el miembro del grupo evangélico había talado los árboles sin obtener el permiso de las autoridades de la comunidad.

Lo que la prensa no dijo fue que esta acción fue claramente una provocación deliberada, destinada a incitar la violencia y la división, y para debilitar y desacreditar a la asamblea de la comunidad que representa a la mayoría de la población. Tampoco dicen que los grupos paramilitares cuentan con el pleno apoyo y protección del estado para atacar con impunidad. Por último, presentaron los hechos como un “mero conflicto religioso”, más que como un síntoma de la lucha de muchos grupos indígenas por evitar la pérdida de sus tierras por la carretera San Cristóbal-Palenque, que en Mitzitón destruirá 40 hectáreas de bosques de pino y roble, 10 hectáreas de tierras agrícolas de la comunidad y dos pozos. Por último, no dijeron que este ataque demuestra un vez más la intención del gobierno de ponerle fin a las luchas políticas y sociales y a los movimientos relacionados de alguna manera con los zapatistas y sus simpatizantes.

Contexto

Mitzitón es una comunidad tzotzil, situada en una zona rural del municipio de San Cristóbal, junto a la sede de la XXXI Zona Militar de Rancho Nuevo. El origen de la comunidad se encuentra en la expulsión de 30,000 residentes de San Juan Chamula en 1976, cuando los católicos “tradicionales” rompieron con la “progresiva” diócesis de San Cristóbal, que entonces estaba siguiendo las enseñanzas de la Teología de la Liberación bajo el obispo Samul Ruíz. Los grupos protestantes evangélicos también fueron expulsados.

Por lo tanto, como en muchas comunidades de Chiapas, existen diferencias políticas y religiosas. Aproximadamente 500 pobladores de Mitzitón son católicos y adherentes de la Otra Campaña, mientras que 98 son miembros de la organización religiosa evangélica llamada Alas de Águila. Este grupo se opone a la Otra Campaña, y son también miembros del Ejército de Dios, una rama de su iglesia. La mayoría en Mitzitón llama a estos los “no cooperantes”, ya que no toman parte en el trabajo comunitario. “Estos ‘soldados de Cristo’ no son más que una organización paramilitar”, afirman.

Los miembros de la iglesia Alas del Águila son seguidores del Pastor Carmen Díaz López, quien fue expulsado de Mitzitón en 2001 por el supuesto tráfico de indocumentados centroamericanos. Se dice que ha convencido a otros evangélicos a que no cooperen en las actividades de la comunidad, y supuestamente está financiando a la iglesia Alas del Águila.

El Ejército de Dios surgió de un grupo llamado “Guardían de mi Hermano”. Su objetivo declarado es proteger a sus miembros evangélicos de la expulsión, el desplazamiento o el acoso, y promover su desarrollo y progreso. Tiene una estructura político-militar, y su comandante en jefe es Esdras Alonso González. En junio de 2006, él, junto con las Alas de Águila y otras iglesias evangélicas locales, presentaron a 120 hombres y mujeres miembros del Ejército de Dios en una ceremonia religiosa en San Cristóbal. Habían recibido entrenamiento militar y religioso, llevaban uniformes de tipo militar, y marcharon en la cadencia militar. Desde entonces, la organización ha seguido creciendo.

Resistencia a la carretera

La construcción de la carretera de peaje, o autopista, San Cristóbal – Palenque debió haber comenzado en 2009, como uno de los primeros pasos en el plan para hacer del área Palenque – Agua Azul una zona paradisíaca de lujo para el ecoturismo. En febrero, el gobierno del estado de Chiapas anunció que iba a comenzar los preparativos para el trabajo en los 8 kilómetros de carretera entre San Cristóbal y la base militar de Rancho Nuevo. Los ingenieros fueron a Mitzitón, sin pedir permiso, y dijeron a la gente local que estaban haciendo la medición para la super carretera, para lo cual Mitzitón iba a ser el “kilómetro cero”.

La comunidad se reunió en asamblea en marzo, y decidió rechazar la carretera que reduciría a la mitad su ejido, destruiría sus hogares, tierras, bosques y fuentes de agua. Emitieron una declaración formal de la resistencia en abril. “El mal gobierno ha violado nuestros derechos como indígenas tzotziles, ya que en ningún momento nos dijeron que querían construir la carretera aquí, y nunca pidieron permiso para entrar en nuestro territorio y tomar medidas … Nos vamos a organizar y a defender, no estamos solos”. Explicaron que la carretera destruiría 10 hogares y 10 hectáreas de terreno donde se cultivan papas, frijol, rábano y maíz. La carretera también destruiría 40 hectáreas de bosque …. “El mal gobierno sabe claramente que nuestra comunidad produce plántulas de árboles de diferentes especies, por lo que nunca permitiremos la destrucción de nuestra tierra. No nos beneficiamos en absoluto con la construcción de la carretera, solamente se benefician las grandes empresas. El mal gobierno hace promesas y promesas y todo lo que hacen es apresar, torturar, los secuestrar y otras violaciones a los derechos humanos”.

Los planes para la carretera acentuaron las diferencias entre los dos sectores de la comunidad; el grupo evangélico se pronunció a favor de la autopista que pasa por tierras de Mitzitón, y apoyaron, y fueron apoyados, por el gobierno estatal del PRD. “Desde que nos adherimos a La Otra Campaña del EZLN, vimos que empezaron a ostentarse públicamente con sus uniformes para que los veamos”, dijo un portavoz de Mitzitón dijo a la revista Proceso.

Muerte en Mitzitón

El 21 de julio de 2009, 30 adherentes de la Otra Campaña, fuerona a medir sus tierras comunales a raíz de un acuerdo de la asamblea de Mitzitón. Ellos fueron atacados por 60 miembros del grupo evangélico con machetes, hondas, palos y piedras. Un camión que transportaba a cinco personas, dos de ellos armados con escopetas, fue conducido a alta velocidad hacia el grupo y pasó sobre ellos, matando a Aurelio Díaz Hernández e hiriendo a otros cinco hombres que fueron llevados al hospital. Los testigos no tiene duda de que el asesinato fue intencional. Las víctimas dicen que los miembros del Ejército de Dios están fuertemente armados, y que utilizan el camión implicado en el asesinato para el tráfico de personas, y para el transporte de madera talada ilegalmente. Dicen que dos pastores de la iglesia Alas del Águila habían amenazado seriamente a los miembros de la Otra Campaña dos días antes del incidente, incluso disparando balas a un camión.

Las protestas continúan

Los pobladores de Mitzitón realizaron una marcha de protesta inmediatamente después del asesinato, la cual fue acompañada por gente de muchas partes de la región. La protesta, simulando un cortejo fúnebre, exigió la cancelación de la autopista San Cristóbal – Palenque, la autodeterminación de las comunidades, y la justicia para Aurelio Díaz Hernández. Durante seis horas, marcharon sobre la carretera Panamericana, llevando un ataúd simbólico. Cada hora, permitían que la línea de coches a su retaguarida pudiera pasar en ambas direcciones y luego bloqueaban la carretera por otra hora. Los detalles del asesinato, las manifestaciones, y el trasfondo, se publicó en La Jornada, Proceso, y por Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas (Frayba).

Después de esto, el comandante en jefe del Ejército de Dios, Esdras Alonso, demandó a Frayba, a los líderes de la comunidad en Mitziton y a Hermann Bellinghausen, de La Jornada, por difamación y por el bloqueo de la carretera. El Ejército de Dios se ha vuelto más visible en las calles de San Cristóbal, marchando en formación militar y con uniforme militar y al mando de oficiales militares, un símbolo de fuerza y poder.

Poco después, Mitzitón se reunió con otras dos comunidades indígenas afectadas, Jotolá y San Sebastián Bachajón, para hacer una campaña conjunta en contra de la carretera prevista. Un retén de seis horas se llevó a cabo con más de mil adherentes a la Otra Campaña, seguida de una conferencia de prensa. Los representantes denunciaron la situación actual, “nos encontramos con malos proyectos neoliberales que no ofrecen ningún beneficio a los pueblos indígenas en modo alguno, y el saqueo de nuestra tierra, que amenaza a nuestra presencia en ella”. Miembros de la Otra Campaña de Mitzitón condenaron el hecho de que después de un mes no se había realizado ninguna detención por el asesinato de Aurelio Díaz Hernández. También informaron que “los paramilitares nos siguen amenazando con sus armas, disparando a menudo al aire durante la tarde y la noche” y que los funcionarios públicos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes “habían hecho nuevos intentos por engañarnos a firmar un certificado de asamble para darles permiso para pasar por nuestro territorio para construir la carretera a Palenque”. Continuaron, “los no cooperantes del Ejército de Dios, los que mataron a nuestro compañero, siguen llegando con su camión lleno de hermanos migrantes. Queremos evitar el contrabando de más en nuestro territorio, para asegurarnos de que ninguno de los habitantes de nuestra comunidad sea atropellado o atacado de nuevo”.

En conclusión, los representantes de las tres comunidades explicaron que se habían reunido en esta ocasión para defender sus tierras, sus derechos y su cultura indígena que “el mal gobierno quiere destruir y seguir destruyendo como lo hicieron con nuestros antepasados”. En San Cristóbal, las tres comunidades de nuevo se manifestaron juntas en contra de la autopista más tarde en el año.

El gobierno del estado de Chiapas sigue negando que el trazado de la carretera ya se ha decidido, mientras los ingenieros visitan las comunidades para buscar la aprobación de la super carretera que pasa por sus tierras. El 18 de agosto, después de que las negativas del gobierno del estado fueran publicadas en los medios de comunicación, agentes de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes fueron a Mitzitón a pedirles que firmaran un documento que indicaba que la asamblea había accedido a que la autopista pasara por su territorio. Los ejidatarios se negaron. Las amenazas continuaron, como cuando el 24 de agosto, un mes después del asesinato, varios miembros del Ejército de Dios entraron a una casa en Mitzitón, blandiendo sus machetes, diciéndole a una mujer que iban a matar a su marido.

En septiembre un visitante a la comunidad, comentó: “Las máquinas para remover tierra están a las puertas de Mitzitón, dispuestas a repartir sus tierras para la nueva autopista a Palenque. Mientras tanto, los fuertemente armados miembros del Ejército de Dios continúan amenazando con violencia. Ellos golpearon a un muchacho de 17 años y tiraron los letreros pintados a mano que proclamaban la resistencia a la autopista. Los comisarios ejidales los han denunciado como criminales que trafican con ‘hermanos indocumentados’. Los comisarios sostienen que el gobierno del estado ha sabido acerca de este tráfico de humanos durante 10 años y solo lo han encubierto”.

Sin embargo, en un movimiento sorpresivo en octubre, el gobierno de Chiapas anunció finalmente la ruta de la nueva carretera, que anteriormente había estado rodeada de misterio. En lugar de adoptar el plan original elaborado por la Secertaría de Comunicaciones y Transportes, que habría reducido a Mitzitón la mitad, el estado optó por una ruta alternativa, y que no pasa por la comunidad.

El gobierno del estado se ha hecho famoso por difundir mentiras y desinformación, por lo que la gente no sabía qué creer, más aún en diciembre de 2009, cuando, en un comunicado de prensa asombroso el gobernador de Chiapas, Juan Sabines Guerrero, dijo que había “suspendido el trabajo de la autopista San Cristóbal – Palenque en respuesta a la alta tensión en la zona”. Llegó a decir, con una impersionante duplicidad, “en Chiapas el pueblo manda y el gobierno obedece”. El pueblo tiene derecho a la autodeterminación”.

Eventos previos al ataque en febrero de 2010

La primera declaración emitida en febrero por las autoridades Mitziton denunció el robo del sello oficial del ejido, que había sido dado por el ladrón al Ejército de Dios, lo que les permitía emitir declaraciones falsas como si fueran del ejido. La segunda denunciaba el hecho de que el asesino de Aurelio Díaz Hernández había sido liberado de prisión después de cuatro meses debido a que “la muerte no fue intencional “, y ahora estaba organizando actividad paramilitar.

La tercera declaración, emitida el 20 de febrero de 2010, denunció el hecho de que cuatro hombres enmascarados y fuertemente armados, vestidos de civil, presuntamente agentes federales, intentaron secuestrar ilegalmente a uno de los líderes de la comunidad en las afueras de su comunidad. Afortunadamente, en las cercanías algunas personas se dedicaban a la labor de la comunidad y acudieron en su ayuda, haciendo que los hombres armados ser retiraran rápidamente. Su declaración continúa diciendo que están bien conscientes de que las secretarías federales y estatales están trabajando en conjunto con el grupo paramilitar del Ejército de Dios “Alas del Águila’.

“Queremos decirle al mal gobierno que deben respetar nuestra comunidad y nuestros acuerdos, porque aquí el pueblo manda, y si pasa algo, será responsabilidad del gobierno. Sabemos muy bien que toda la represión que sufrimos se debe a que hemos defendido nuestro territorio, pero no vamos a permitir que nuestra tierra sea destruida por el paso de la autopista de San Cristóbal a Palenque, porque es la única tierra que tenemos”.

La carta está firmada “de la gente organizada de Mitzitón, adherentes de la Otra Campaña. El pueblo unido jamás será vencido.”

Cuestiones importantes derivadas

La difusión de desinformación y mentiras de los medios de comunicación, a instancias de los tres niveles de gobierno. “Nos representan como indios bárbaros”.

La determinación de las autoridades estatales a seguir adelante con sus desarrollos de infraestructura y de turismo a cualquier costo, y por lo tanto el uso de cualquier medio para destruir a los que se oponen a sus planes.

El creciente uso de grupos paramilitares, a menudo disfrazados de organizaciones evangélicas, como instrumentos de contrainsurgencia, para reprimir, intimidar, torturar, amenazar, dañar y atacar a los movimientos sociales, especialmente aquellos relacionados de alguna manera con los zapatistas.

Esta es la segunda vez este año, cuando los miembros de grupos paramilitares parecen haber disparado deliberadamente contra los miembros de su propio lado en un intento de dar la impresión de que los zapatistas o adherentes de la Otra Campaña están utilizando armas de fuego. Esto daría al ejército mexicano un pretexto para atacar y destruir las comunidades zapatistas – el objetivo indiscutible.

A pesar del número de asesinatos horrendos que están teniendo lugar a diario en México en relación con la “guerra contra las drogas”, a pesar de la carnicería que es Ciudad Juárez y la explosión de la delincuencia organizada, hay más tropas federales en Chiapas ahora que en cualquier otro estado de México.

Este no es el final de la historia. Se nos pide que escribamos cartas de apoyo, y permanezcamos alerta.

NOTAS:

Para obtener más información sobre el Ejército de Dios, ver “Las botas de Dios” por Isaín Mandujano, Proceso, agosto de 2009.

Este artículo indica cómo en agosto de 2009, Esdras Alonso, su iglesia Alas del Águila, y su Ejército de Dios, antiguos partidarios del Partido de la Revolución Democrática, se sumaron a Confederación Nacional Campesina (CNC) afiliada al Partido Revolucionario Institucional (PRI). El PRI es, y ha sido notorio por la financiación y apoyo a los grupos paramilitares anti zapatistas. La CNC está estrechamente relacionada con la OPDDIC, uno de los grupos más activos.

Traducción del inglés por Fernando León

The Narco News Bulletin
http://www.narconews.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s