Informe sobre hostigamiento a marcha caravana a la ciudad de México

Publicado: 20 abril 2010 de Centro Independiente de Noticias en DD.HH./Violaciones, denuncias, México

[México / Mocri-cnpa-mn]

México, D. F. a 15 de Abril del 2010

RELATORIA DEL HOSTIGAMIENTO E INTENTO DE AGRESIÓN A LA MARCHA CARAVANA EN SU TRAYECTO DE CHIAPAS A LA CIUDAD DE MÉXICO, D. F.

La “marcha caravana por la dignidad y los derechos del pueblo, zapata vive”  acordada por el Consejo  Nacional de Organismos Rurales y Pesqueros (CONORP)  partió del  estado de Chiapas el  día primero de abril de este año y desde la salida de las comunidades se  observo un seguimiento por parte de los cuerpos policiacos del estado de Chiapas y las fuerzas federales, los agentes infiltrados dentro de la manifestación en la ciudad de Tuxtla Gutiérrez y los policías que constantemente  fotografiaban y seguían a los principales activistas de la movilización fue la  constante  en el arranque de esta manifestación.

En  la continuación de la actividad de manifestación de la marcha caravana se  paso por las comunidades de Cosoleacaque, Sayula, y la comunidad de Paso Novillo Municipio de Rodríguez Clara, Veracruz, en este trayecto el seguimiento de los servicios de inteligencia continuo y es hizo más  clara la presencia de la PFP y  la de las policías municipales  que como en el caso de Sayula el propio director de Seguridad pública se presentó de manera hostigante ante la actividad de difusión de la marcha caravana que se realizaba en este lugar.

En el trayecto a la ciudad de Rio Blanco, el día  3 de abril,  fue el momento en el que se agudizo la persecución por parte de  la PFP, en  este trayecto se  pidió el apoyo económico de la población que viaja por las autopistas, y estas actividades es donde se inicio  un  impresionante operativo, coordinando entre las fuerzas federales, por una parte se presento el ejercito  con cámaras de video y fotográficas, hostigando  e intentando despojar de las cámaras que tenían a cargo nuestras comisiones de prensa y propaganda. Y por otro lado la PFP  que se presento ya de manera más masiva a dar seguimiento a nuestras actividades, el ejercito se presento en Convoyes  y en todo momento actuaron prepotentemente ante el contingente siempre  con los dedos en el gatillo de su fusiles  y tomando posiciones alrededor de la  gente. Se presentaron además de ello varios vehículos particulares de donde descendían personas  vestidas de civil siempre con cámaras fotográficas y seguían de manera directa a cada activista de la marcha caravana.

Antes de llegar a la ciudad de Rio Blanco,  la caravana fue interceptada por una patrulla de la PFP con  numero 13645, de donde descendieron 2 elementos y uno de ellos se decía Comandante de la zona,  a estos elementos se les explico las razones de nuestra manifestación y necesidad  de que fueran atendidas por el gobierno federal, estos oficiales dijeron entonces que estarían al pendiente de la marcha caravana para guiar y apoyar en su trayecto. Más  sin embargo desde ese momento se presentaron más de 20  patrullas de  estas fuerzas federales, más camionetas de la policía del estado de Veracruz para rodear a nuestra caravana de vehículos, esto hasta llegar a la ciudad de Rio Blanco. Durante toda esa noche que se paso en la ciudad, estuvo presente siempre una patrulla  de la PFP,  además de de vehículos particulares que seguían puntualmente los movimientos de la caravana.

El día 4 de abril, después de partir en medio del apoyo y la simpatía de la gente de esta ciudad, y al incorporarnos a la carretera de cuota para dirigirnos a la ciudad de jalapa, Ver.  Ya esperaba  al contingente un operativo envolvente de más de 60 patrullas, entre las que se podrían contar al menos 40 unidades tipo Auto entre ellas las de los siguientes números, 13642, 13025, 13641, 13026, 12989, 13645, 13018, 13015, 12987, 11850, 13646, 13028, 10463 y alrededor de 20 tipo camioneta doble  cabina, entre ellas la 11268, 11271, . El operativo lo realizaron durante el trayecto a la ciudad de Jalapa e intentaban hacer acciones envolventes de nuestra marcha caravana en una clara actitud de hostigamiento, amedrentamiento, provocación por parte de los más de 100 elementos que viajaban en esas patrullas, pues hasta  por hacer una parada para comer se arremolinaban en torno a nosotros todos estos elementos ubicándose adelante y atrás y en formación. Los elementos de seguridad pública federal, ser formaban a cada paso de caseta de pago de peaje  un contingente  antes  y uno después haciendo vallas de patrullas.

Junto a estos elementos viajaban además una media docena de vehículos particulares con personas vestidas de civil, siempre con  cámaras fotográficas y de video, siguiendo y grabando a cada compañero que  cumplía con alguna actividad. Participaron además patrullas de la policía de Veracruz.

Después de salir de  Jalapa, el seguimiento constante con patrullas aun  cuando disminuidas fue constante hasta la ciudad de Poza Rica,  el día  5 de abril, lo que no desapareció en ese trayecto fue el seguimiento de vehículos particulares desde donde se continuaba fotografiando cada actividad de la caravana.

El día 6 de abril, al  dirigirnos a la ciudad de Pachuca y abandonando  el estado de Veracruz,  y al desarrollar nuevamente una campaña de difusión y solicitud de apoyo  económico, fuimos objeto de una agresión directa por parte de las fuerzas federales, presentándose aquí un grupo de agentes de la PFP quienes de manera inmediata iniciaron un operativo de desalojo coordinado con el ejercito.

Se presento primero una patrulla con dos oficiales portando armas largas en la patrulla con número 12677, y a los  pocos minutos se habían concentrado al menos 6 patrullas entre autos  y camionetas entre ellas las identificadas con los números 12681, 11198, una Suburban particular y una camioneta de soldados. Al hablar con  el oficial al mando de este contingente, este nos dijo que  daba 10 minutos para que se desactivara toda actividad, que de lo contrario llegarían el resto de los refuerzos  y así todos los policías  y soldados envolvieron al contingente.  Finalmente se le planteo que esa era su responsabilidad que si deseaba masacrar campesinos que lo  hicieran  y que asumieran los costos pero que nuestra actividad tardaría todavía más  y después nos marcharíamos a Pachuca donde nos esperaban organizaciones hermana del CONORP – HIDALGO. Al retirarnos de este lugar se habían presentado ya elementos de la policía  municipal de Tulancingo, Hidalgo,   y las patrullas federales dieron seguimiento a la  caravana hasta Pachuca.

El día 7 de abril,  el movimiento enfrentó la campaña de hostigamiento más fuerte  de actividades coordinadas entre las fuerzas federales, estatales y municipales. Pues intentaron interceptar la marcha caravana, golpearla y de esa manera detenerla para evitar que continuara con su recorrido y llegada a la ciudad de México. Desarrollándose al menos tres intentos de agresión, formando a los uniformados de los tres niveles de gobierno que coordinados intentaron aniquilar todo el  movimiento y la lucha  de resistencia que se ha venido desarrollando

Alrededor de las  8 de la mañana de ese mismo día fue detenido el compañero Francisco Jiménez Pablo. Encontrándose él reunido con una comisión del CONORP y tres funcionarios de gobernación, entre ellos el coordinador de asesores del subsecretario de gobernación, c. Emeterio

Carlon; se presentaron 10 individuos vestidos de civil y que posteriormente supimos eran agentes de la PGR, quienes con lujo de violencia  se llevaron  al compañero son presentar ninguna orden de aprehensión o razones para su actuar.

Casi a la misma hora el contingente  de 150 compañeros que se encontraban frente a las oficinas de la ONU, fue objeto de un operativo de fuerzas federales por lo que los compañeros se vieron en la necesidad de solicitar asilo político por la falta de garantías  a la libre manifestación en este país.

A pesar del hostigamiento y el intento de represión la Marcha caravana avanzó realizando un evento político en el municipio de Papalotla, Tlaxcala, sin embargo al avanzar hacia la capital de este estado, un reten de granaderos y policías municipales impidieron el avance de la marcha caravana, además de este contingente de al menos unos 700 elementos  había patrullas llenas de policías estatales con armas de fuego largas y cortas. En este punto se presento un provocador que con una actitud altanera se dirigió al grupo de granaderos  con la intensión de golpear y provocar el enfrentamiento, pues se infiltró y desde nuestro contingente salió gritando y ofendiendo.  A este sujeto finalmente se le desconoció y se dejo que solo hiciera lo que quisiera  y finalmente lo tomaron los policías y del brazo lo llevaron.

Finalmente ante la intervención de la dirección política del movimiento social, y la resistencia de todos nuestros contingentes logramos  avanzar unos  metros más hacia la ciudad capital de Tlaxcala, sin embargo, a pocos minutos de avanzar se encontró un contingente de al menos 1200 elementos de granaderos y policías acompañados además de perros  entrenados y 3 tanquetas con agua. A parte del contingente de fuerzas policiacas que cerró el paso a la caravana, atrás de la misma se situó otro contingente de patrullas.

Ante tal intolerancia y violación sistemática de los derechos en el estado de Tlaxcala, la marcha caravana se detuvo en este punto y para evitar el enfrentamiento continuamos nuestro camino hacia la ciudad de Puebla no sin antes hacer una denuncia pública ante la sociedad Tlaxcalteca y los medios de comunicación.

A pesar de que las fuerzas policiales eran del estado de Tlaxcala es  necesario resaltar que la dirección  del operativo estuvo a  cargo de  un mando de la policía federal, que mantenía  información, coordinación y daba órdenes  constantemente a los mandos de la policía estatal y municipal de Tlaxcala.

El ingreso al estado de Puebla, se dio en medio de un operativo de  persecución de los servicios de inteligencia con sus vehículos y agentes vestidos de civil así como las patrullas de Tlaxcala que pasaron hasta territorio del estado de Puebla.

Una vez establecidos en las instalaciones del mercado Hidalgo,  donde nos recibieron los compañeros de la Unión Popular de Vendedores Ambulantes 28 de octubre, nuestro contingente se vio envuelto por un grupo de al menos 10 agentes federales que se desplazaban entre la gente y tomaban fotos desde la distancia.

Asistieron además  4 patrullas con al menos 12 elementos cada una para hacer un interrogatorio sobre los que integrábamos la caravana, estas unidades finalmente  se retiraron.

Del día 8 de abril en adelante  hasta llegar a la ciudad de México el día 10 de abril se dio en medio de una persecución mas encubierta, camionetas de policía escoltaron a la marcha caravana hasta los límites del estado con Morelos, y el seguimiento a partir de ahí lo hicieron mediante varios vehículos particulares con 2 personas en cada uno, que vigilaban cada movimiento que se realizaba en la caravana.

¡¡¡ UNIDOS, LUCHANDO Y ORGANIZADOS… VENCEREMOS !!!

Sitios del MOCRI CNPA MN:
http://mocri-cnpa-mn.org/
www.mocricnpamn.blogspot.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s