La tortura es inaceptable

Publicado: 22 mayo 2010 de Centro Independiente de Noticias en DD.HH./Violaciones, denuncias, México

[México / Servicio Informativo Indignación]

Equipo Indignación A.C.

Con profunda consternación hemos escuchado, al ser consultadas, acusaciones de tortura que habría sido infligida en instalaciones de la Procuraduría o de la Secretaría de Seguridad Pública contra personas detenidas en el marco del reciente proceso electoral.

Consternadas, y por supuesto con indignación, escuchamos únicamente el silencio de la Comisión de Derechos Humanos del estado de Yucatán.

Los casos denunciados habrían ameritado ya una palabra del Ombudsman. La presencia de la Codhey en estos casos habrá incluido, suponemos, médicos expertos capaces de confirmar o desechar la acusación de tortura.

Una violación a los derechos humanos tan grave como lo es la tortura ameritaría una pronta exposición pública por parte del Ombudsman señalando, en su caso, a los responsables.

Los responsables no son únicamente, por supuesto, quienes directamente hubiesen participado en la comisión de este crimen sino también, y sobre todo, los encargados de la Procuración de Justicia en Yucatán.

En cualquier lugar del mundo civilizado y comprometido con los derechos humanos, los responsables habrían sido removidos de su puesto inmediatamente y ya estarían siendo investigados.

Un gobierno que hubiese tolerado cualquier acción de tortura, que hubiese protegido a quien la inflige, que omitiese investigar y sancionar o que la hubiese alentado, en cualquier lugar en el que los derechos humanos tuviesen algún significado, tendría que renunciar inmediatamente por vergüenza. Y tendría también que someterse de inmediato a una investigación.

La tortura es un crimen de lesa humanidad, una práctica deleznable, inaceptable. La tortura nos agravia a todas y todos como sociedad.

El silencio de la Comisión de Derechos Humanos del estado nos agravia de la misma manera. Qué conveniente ha resultado para los gobiernos de Yucatán, tanto emanados del PAN como del PRI, esta Comisión de Derechos Humanos que suele esperar varios meses antes de emitir sus inocuas resoluciones.

En Yucatán nos costó un enorme trabajo y demasiado tiempo lograr que se tipificara la tortura como delito en el código penal. Autoridades y diputados de otro tiempo se negaban a reconocer como delito este crimen. Autoridades y diputados actuales toleran hoy estos agravios: la tortura y la inacción de la Comisión Pública de Derechos Humanos.

El equipo Indignación exige al Ombudsman presentar de inmediato un informe sobre estos casos recientes en los que se ha denunciado tortura, los detenidos en Komchén y el detenido de Dzemul, explicando cuál ha sido su actuación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s