Muere la fotoperiodista Araceli Herrera

Publicado: 19 julio 2010 de Naïla Lucero en anuncio, CIN, comunicados, fotografia, México

[México / Centro Independiente de Noticias]

Lupe Revueltas / Centro Independiente de Noticias

“Donde pones la foto, pones la bala”
-Araceli Herrera

Araceli Herrera fue una de las mujeres con más valor que he conocido. Una mujer que no temía a la muerte, pues sabía y decía con orgullo, que ésta llegaría no antes ni después de tiempo, pero eso sí, no llegaría sin darle batalla.

Nació en el año de 1968 y creció en las unidades de Tlatelolco, lo cual la marcó y provocaría que años después tomara la decisión de ser fotógrafa documentalista.

En 1983 entró a trabajar en la Agencia de Información Gráfica SIEMEX, donde transformó la forma de documentar rebelándose ante la “foto oficial” y captando momentos que pocos fotógrafos lograban observar.

Trabajó en diversos medios como la revista Siempre!, fue fundadora de la Agencia Fotográfica de La Jornada y de la Revista Proceso, además de colaborar para agencias como AP, Reuters, CNN y France Press.

En 1994 cubrió el conflicto armado en Chiapas desde enero hasta la Convención Nacional Democrática en agosto de ese mismo año; en 1996 se convierte en fotógrafa independiente para dedicarse a la investigación y documentación gráfica en comunidades indígenas de Chiapas y de la montaña de Guerrero.

En 1998 funda la Escuela Popular Lok´Tavanej [surtidor de luz en tzotzil] que a muy bajo precio ofrecía en la Casa de Cultura “José Reyes Heroles” clases de fotografía en blanco y negro. Eso sí, jamás se dejó influenciar por la fotografía digital ya que para ella, eran imagenes sin sentimiento. Fugaces. Sin sabor.

Documentalista dedicada a los movimientos sociales, gran parte de su trabajo se enfoca a la creación de reportajes en Atenco, al conflicto armado en Oaxaca, a los migrantes, a los campos amapoleros de Guerrero y a las poblaciones callejeras en el Distrito Federal.

El pasado miércoles 23 de junio sucumbió ante los embates del cáncer cervicouterino dejando tras de sí una escuela que marcó a quienes fuimos sus estudiantes. Ella cobraba por enseñarnos fotografía, pero su enseñanza más profunda, real y gratuita fue la de enseñarnos a ver.

En algún punto, en algún tiempo y espacio nos volveremos a encontrar como alguna vez lo prometimos. Esto no es una despedida para un ser de luz como lo fuiste, esto es sólo un hasta luego. Tu memoria perdura en nosotros. Tu trabajo se preservará para las siguientes generaciones.

Hasta pronto, surtidora de luz.

Ver en línea: Banco de imagenes de Araceli Herrera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s