2 DE OCTUBRE DE 1968

Publicado: 2 octubre 2010 de Centro Independiente de Noticias en análisis, DD.HH./Violaciones, México, [2oct68]
Etiquetas:

[México / Baldomero Ramirez]

Baldomero Ramirez / Centro Independiente de Noticias

2 DE OCTUBRE DE 1968

“El  de octubre ya estaba premeditado. A mí me agarraron con otros estudiantes y ferrocarrileros, un campesino, algunos petroleros. El 1 de octubre me aislaron y el 2 me sacaron fuera. Me hicieron simulacro de fusilamiento, simulacro de castración, toques eléctricos en el ano, los testículos, la boca” rememora Luis Tomás Cervantes Cabeza de Vaca, ex representante de la Escuela Nacional de Agricultura de Chapingo ante el CNH, quien fue detenido cinco días antes del trágico 2 de octubre.

CONTEXTO

El país venía de haber sufrido una cadena represiva, antes  de los acontecimientos del 2 de Octubre de 1968.

En primera instancia la represión del primero de mayo de 1952, aplastamiento de los henriquistas en 1952, asalto militar al internado del Politécnico en 1956, represiones contra el movimiento ferrocarrilero en 1958-59, represión contra el movimiento magisterial de 1956-60, asesinato de Rubén Jaramillo y su familia en 1962, matanzas contra el movimiento cívico en Guerrero en 1960-1962, aplastamiento del movimiento de los médicos en 1965, ocupación militar de la Universidad Nicolaíta en 1966, la toma militar de la Universidad de Sonora en 1967, masacre de copreros en Acapulco en 1967, matanza de Atoyac en 1967.

Entonces la represión del  2 de octubre de 1968, se vino a sumar a la cadena represiva que el estado impulsaba contra el pueblo organizado, esta masacre  tuvo lugar diez días antes de los Juegos Olímpicos de aquel año celebrados en la capital mexicana.

El movimiento estudiantil de 1968 fue un movimiento social en el que además de estudiantes de la UNAM y del IPN, participaron profesores, intelectuales, amas de casa, obreros y profesionistas en la Ciudad de México y que fue reprimido el 2 de octubre de 1968 por el gobierno mexicano en la matanza en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco.

El crimen fue cometido por el grupo paramilitar denominado Batallón Olimpia y el Ejército Mexicano, en contra de una manifestación pacífica convocada por Consejo Nacional de Huelga, órgano directriz del movimiento.

Cerca de las seis de la tarde, casi finalizado el evento, un helicóptero sobrevoló la plaza del cual se dispararon bengalas, presumiblemente, como señal para que los francotiradores del Batallón Olimpia apostados en el edificio “Chihuahua” abrieran fuego en contra de los manifestantes y militares que resguardaban el lugar, para hacerles creer a estos últimos, que los estudiantes eran los agresores.

Muchos manifestantes que lograron escapar del tiroteo se escondieron en algunos departamentos de los edificios aledaños, pero esto no detuvo al ejército, que sin orden judicial, irrumpieron a cada uno de los departamentos de todos los edificios de lo que conforma la Unidad Tlatelolco, para capturar a los manifestantes.

Una fuente presume que el resultado fue de no menos de 700 heridos, un número de muertos que oscila entre 150 y 300, algunos de los cuales probablemente fueron arrojados al océano desde aviones militares, 5.000 estudiantes detenidos, algunos de ellos sometidos a torturas y falsas fusilaciones y 300 de ellos permanecieron en la cárcel hasta la amnistía de 1971.

DERECHOS HUMANOS VIOLADOS

Desde el punto de vista de los derechos humanos, son innumerables las garantías violadas por parte del Estado Mexicano en contra de los estudiantes manifestantes.

El derecho a la vida.

La libertad de expresión o la libertad de manifestación

El derecho a la no tortura ni al sometimiento de penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes establecido en el artículo 5 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos;

El derecho de toda persona de acudir a los Tribunales correspondientes para denunciar una violación a sus derechos, y la violación, de aquellas personas que sí lo hicieron, a obtener una justicia pronta y expedita con apego a las normas fundamentales del Estado Mexicano;

El derecho a no ser arbitrariamente detenido o preso, sancionado en el artículo 8 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos;

El derecho de toda persona, en condiciones de igualdad, a ser oído públicamente y con justicia por un tribunal independiente e imparcial, para la determinación de sus derechos y obligaciones o para el examen de cualquier acusación contra ella en materia penal;

Al derecho de presunción de inocencia mientras no se pruebe la culpabilidad de los denunciados, ya que muchos de los estudiantes manifestantes y detenidos fueron supuestamente “juzgados” por diversos delitos relacionados con el escándalo social y las revueltas públicas en contra del Gobierno Federal, sin que, obviamente, se tenga conocimiento de que dichos procesos hayan sido llevados a cabo.

Además de los delitos de fuero común y fuero federal tales como homicidio simple, homicidio calificado, el delito de desaparición forzosa cometida por funcionarios del Gobierno Federal y otros delitos relacionados y cometidos con abuso de poder, entre muchas más garantías y derechos que se violaron. La tortura que es una violación gravísima de los derechos humanos y las garantías consagradas en la Constitución Mexicana.

ACTO DE DESAGRAVIO POR PARTE DEL ESTADO

En lo que respecta a los autores de los crímenes en contra de los estudiantes, se señalan como autores principales a Gustavo Díaz Ordaz (en ese entonces Presidente de la República, hoy fallecido), Luis Echeverría (en aquel entonces Secretario de Gobernación) y Marcelino García Barragán (en ese tiempo Secretario de Defensa, quien se exime de su responsabilidad manifestando que al Ejército le fue tendida una trampa por parte del Gobierno Mexicano). Sobre los autores directos, se señala la participación del ‘Batallón Olimpia’, elementos del ejército mexicano; francotiradores del Estado Mayor Presidencial; un batallón especializado de fusileros paracaidistas y otro de Guardias Presidenciales (dependientes, los últimos dos batallones, del Gobierno Federal).

El octogenario ex presidente mexicano Luis Echeverría (1970-76), quien era titular de Gobernación (Interior) cuando ocurrió la matanza, fue exonerado en julio pasado por una Corte del delito de genocidio que se le imputaba.

La justicia también declaró la libertad absoluta para Echeverría, quien se hallaba bajo arresto domiciliario.

Este hecho de represión como todos los anteriores no debe quedar impune, si se desea construir  un nuevo proyecto de nación, lo que se tendrá que hacer, es esclarecer, enjuiciar y castigar a todos los responsables, es la legítima exigencia de justicia, de verdad y reparación, demandada por  el pueblo.

En el caso especifico de Luis Echeverría Alvarez, deberá ser juzgado por genocidio por ser crímenes de lesa humanidad y ser un crimen de estado.

El estado mexicano tiene que retirar las reservas a los instrumentos internacionales, la convención sobre crímenes de guerra y la de delitos de lesa humanidad a si como armonizar la legislación nacional con la internacional.

PLIEGO PETITORIO DEL CONSEJO NACIONAL DE HUELGA DE 1968

El 2 de agosto la UNAM, el IPN, la Escuela Nacional de Maestros, la ENAH y Chapingo conforman el Consejo Nacional de Huelga, el cual después de varios movimientos en otras partes del país fructificaba en el CNH como una organización con carácter nacional estructurado al cual otras universidades se fueron incorporando con protestas en Yucatán Coahuila, Morelia, Guerrero, Nuevo León, Chihuahua, Veracruz, Puebla, Sinaloa e Hidalgo.

El 13 de septiembre se realizó otra marcha de protesta al ingreso del ejército al IPN y a la UNAM. El pliego petitorio que se elaboró el 4 de agosto por el Consejo Nacional de Huelga fue;

1) Libertad a los presos políticos,

2) Destitución de los generales Luis Cueto Ramírez, Raúl Mendiola y del teniente coronel Armando Frías.

3) Extinción del cuerpo de granaderos.

4) Derogación de los artículos 145 y 145 bis del código penal (delito de disolución social),

5) Indemnización a las familias de los muertos y a los heridos víctimas de las agresiones en los actos represivos iniciados el viernes 26 de julio,

6) Deslinde de las responsabilidades de los actos de represión y vandalismo realizados por las autoridades a través de los policías, los granaderos y el ejército.

Durante todo este tiempo, victimas, familiares, y organizaciones de derechos humanos hemos mantenido la exigencia de justicia, verdad y reparación.

¡2 DE OCTUBRE NO SE OLVIDA!                ¡NI PERDÓN NI OLVIDO¡

¡CASTIGO A LOS RESPONSABLES!      ¡POR QUE EL COLOR DE LA SANGRE JAMÁS SE OLVIDA¡

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s