¿CUÁNTOS MURIERON EL DOS DE OCTUBRE?

Publicado: 5 octubre 2010 de Centro Independiente de Noticias en DD.HH./Violaciones, México, opinión, [2oct68]
Etiquetas:

[México / Centro Independiente de Noticias]

PRENSA KYBER

¿CUÁNTOS MURIERON EL DOS DE OCTUBRE?

Escribe José Joaquín Torres / Centro Independiente de Noticias

Una interrogante que seguramente quedará sin una respuesta precisa es ¿cuántos murieron el Dos de Octubre de 1968 en Tlaltelolco?.

La tarde del Dos de Octubre actuaron aproximadamente unos cinco mil soldados. La balacera del Dos de Octubre dilató no menos de una hora. No existe registro conocido de cuantos tiros se dispararon ese día, pero debe recordarse que ese día se usaron fusiles de repetición de 7 mm, metralletas de 9 mm. (metralleta es el arma que usando tiros de pistola puede disparar ráfagas), y ametralladoras, tanto las ligeras que reglamentariamente tiene cada pelotón, como las pesadas que tienen los vehículos blindados de combate.

Según es del dominio público, a la manifestación del Dos de Octubre de 1968 en la Plaza de las Tres Culturas acudieron de 5,000 a 8,000 manifestantes, dependiendo de la versión que se quiera creer. Los incrédulos dicen que como el Movimiento Estudiantil ya iba de capa caída únicamente acudieron cuando mucho unas 3,000 o 4,000 personas, entre simpatizantes, curiosos y transeúntes. Según se ha informado, después de la manifestación fueron arrestadas 2,000 personas. Como el área de la manifestación estaba sellada fueron muy pocos los que pudieron escapar. Haciendo cuentas se puede hacer una aproximación de los que escaparon, los que fueron arrestados y los que murieron.

La versión oficial dada en aquél entonces fue de una treintena de muertos. El fiscal especial (de la FEMOSPP) que tiene a su cargo la investigación de esta matanza dice que la cantidad de 38 asesinados ese día se aproxima a la realidad. La CIA habló de que sus agentes le reportaron unos 200 muertos, y como sus agentes eran el propio presidente Díaz Ordaz y el secretario de Gobernación Luis Echeverría puede pensarse que “por modestia” éstos disminuyeron la cantidad de asesinados. La periodista italiana Oriana Falacci, presente en el evento y herida en el mismo nos dice en su obra La Rabia y el Orgullo que hubo “al menos 800 muertos” y que “creyéndola muerta la llevaron a la morgue (donde) los cadáveres que había su alrededor le parecían un diluvio”. El Universal On Line publica una carta enviada el 13 de febrero del 2002 donde el firmante Alberto Medina Jaritz cita lo afirmado por un sargento del ejército que el Dos de Octubre fue llevado “como a las 20:00 de la noche a Tlaltelolco y en camiones les ordenaron cargar los montones de cadáveres, los cargaban como costales entre dos soldados, menciona que fueron cerca de 17 camiones que a él le tocó ver como una vez cargados desaparecían con rumbo impreciso, recibieron órdenes de no comentar nada entre ellos mismos, cuando terminaron de cargar llegaron camiones de bomberos que a chorros lavaron los coágulos de sangre del piso… fueron cientos de cadáveres”.

El dos de octubre del 2002 el diario La Jornada publica una narración a ese medio del general Alberto Quintanar López, participante en los hechos del Dos de Octubre de 1968, quien dice “sabíamos a lo que íbamos, se iba a alterar toda la tranquilidad de México y había que detenerlos”. “¿Se acuerda cuando izaron la bandera rojinegra en el Zócalo? Eran elementos de Gobernación. Si entre los estudiantes no provocaban violencia, la provocaban ellos. Entendido?”. Claro que se entiende bien que no eran los estudiantes los autores de desórdenes, sino los propios agentes del gobierno. Pero la entrevista continúa. “Los heridos los subimos a las ambulancias y los muertos a otros vehículos, que eran entre ocho y nueve camiones de redilas; el destino no me lo dijeron jamás… eran vehículos sin siglas, no eran militares”. Posteriormente, el 18 de octubre del 2003 el mismo diario publica lo siguiente: “El 2 de octubre de 1968 entre ocho y nueve camiones de redilas, blancos y sin logotipos, se utilizaron para sacar de la Plaza de las Tres Culturas los cadáveres, aseguró ante la Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado (Femospp) el general en retiro Alberto Quintanar López, al ratificar como verdaderas las declaraciones que en exclusiva dio a La Jornada el año pasado… Ayer, el general Quintanar López, al reconocer como verdaderas las declaraciones a La Jornada que fueron publicadas el 2 de octubre de 2002, el contenido de la entrevista se convirtió en prueba documental dentro de la indagatoria PGR/FEMOSPP/002/2002”.

Cuando este general de habla de “8 o 9 camiones” puede pensarse razonablemente que pudieron haber sido 10 o 12, pero aceptando que “nada más” hayan sido 8 o 9 camiones podemos pensar que cada camión desalojó unos 100 cien cadáveres. Resulta entonces que razonablemente puede suponerse que la cantidad de asesinados es, por lo menos, de unos 800.

Pero sobre esta declaración ministerial hay que hacer un comentario. Cuando ocurre un homicidio, la legislación ordinaria indica que hay que seguir todo un procedimiento tan solo para el levantamiento del cadáver o de los cadáveres. Es decir que tiene que acudir el agente del ministerio público y realizar todo el trámite legal y solo entonces se puede levantar el cadáver o cadáveres. Este trámite, aun cuando se trate del homicidio de una sola persona, dilata varias horas. En el caso de la matanza del Dos de Octubre de 1968, sin mayor dilación, terminado el evento (la matanza), ya no digamos sin ningún respeto a los cadáveres, sino sin seguir el trámite legal obligatorio, los cuerpos de los asesinados son levantados “como costales” y acarreados en los camiones. Esto significa por lo menos tres cosas. Una es que se cometió un delito al levantar los cadáveres sin seguir el trámite legal obligatorio y llevárselos a un destino desconocido. Otra es que muy posiblemente se cometió también el delito de inhumación clandestina, ya que no se ha dado a la fecha información sobre el destino de esos cadáveres. Otra más es que, como por lo menos (o además) el levantamiento ilegal de los cadáveres se cometió sin que interviniera la autoridad correspondiente para abrir una averiguación al respecto, se pone de manifiesto, por si alguna duda hubiere, que lo que se había cometido el Dos de Octubre de 1968 en la Plaza de las Tres Culturas en Tlaltelolco, había sido un “operativo” de Estado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s