Reactivación de la violencia paramilitar y desplazamiento forzado en Chiapas

Publicado: 24 septiembre 2012 de Centro Independiente de Noticias en DD.HH./Violaciones, denuncias, México, represión/paramilitares, Violaciones a DDHH/militares, [chiapas]

[México / Sididh]

Por Javier Hernández Alpizar

La agresión armada perpetrada por un grupo de aproximadamente 55 personas encapuchadas y con uniforme tipo militar contra la comunidad Comandante Abel tuvo como resultado el desplazamiento forzado de 70 familias bases de apoyo del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN). Inicialmente se desconocía la ubicación de 14 personas, entre ellas dos niños. Los hechos ocurrieron el 6 de septiembre y fueron dados a conocer por la Junta de Buen Gobierno “Nueva Semilla que va a Producir”. El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas emitió una Acción Urgente para denunciar el desplazamiento forzado, las desapariciones, y exigir que se proteja la vida y la integridad de las personas desplazadas, las desaparecidas y las personas que viajaron en caravana al lugar para hacer un recorrido como misión civil de observación.[1]

Informes enviados por el Centro de Medios Libres, participante en la caravana de observación y documentación a la comunidad zapatista Comandante Abel, actualizaron así la información en la página de Radio Pozol[2]:

El 19 de septiembre publicaron que la comunidad Comandante Abel estaba sitiada por paramilitares y policías estatales. La escuela de la comunidad San Patricio, también desplazada, era ocupada como campamento de la policía. La caravana visitó ese día a 70 personas desplazadas durante el ataque paramilitar del 6 de septiembre.

El 20 de septiembre informaron que dos mujeres y dos niños a quienes se tenía por desaparecidos fueron encontrados en una comunidad solidaria lejana al lugar agredido. La caravana siguió su recorrido para visitar a otro grupo de desplazados en Unión Hidalgo.

El reporte del CML desde la brigada de observación denunció: “Funcionarios y ex funcionarios, militares y ex militares impulsan grupo paramilitar Paz y Justicia en la zona de Sabanilla.” Lo mismo había expresado antes la JBG “Nueva semilla que va a producir”.

En medio de un cerco mediático, político y militar que ha durado años, las comunidades autónomas zapatistas están resistiendo lo que se conoce como contrainsurgencia. La reactivación de grupos paramilitares como Paz y Justicia es una de las armas de dicha estrategia contra las bases de apoyo zapatistas.

Aprovechando el aislamiento mediático de las comunidades autónomas, el gobernador estatal chiapaneco (impulsado por los partidos que han representado en las elecciones en México a la izquierda) promovió una imagen de sí mismo como un gobernante progresista y respetuoso de los derechos humanos.

Las agresiones contra las bases del EZLN no son las únicas en el estado, sea con el impulso directo gubernamental o al menos con su aquiescencia. Otras organizaciones campesinas, ciudadanas, magisteriales y opositores políticos han denunciado también, a lo largo del sexenio encabezado por Juan Sabines, represión, hostigamiento, prisión política y desplazamiento de comunidades. Al inicio de su sexenio, recordemos, fue perpetrada la masacre de Chinkultic.

Otro caso grave recientemente denunciado es la pérdida de la vista del preso político Alberto Patishtán, recluido en el Centro Estatal para la Reinserción Social para los Sentenciados No 5, en San Cristóbal de Las Casas. Injustamente preso, el profesor y catequista ha sido víctima de violaciones a sus derechos procesales, entre otras cosas fue trasladado por un tiempo a un penal en Guasave, Sinaloa. Al no proveerle la atención médica adecuada, el Estado mexicano violó nuevamente sus derechos, ocasionando el deterioro de su salud y la pérdida de la visión en un 90 por ciento.

En medio de las cotidianas noticias nacionales de más personas asesinadas, secuestradas, desaparecidas o agredidas de diversas maneras, no debemos dejar de ver y de exigir justicia para las comunidades organizadas en Chiapas, cuya voluntad de hacer válidos los Acuerdos de San Andrés e impulsar su autonomía como pueblos indios ha sido respondida con la reactivación del paramilitarismo, el cual ya ha conducido anteriormente a sucesos tan graves como la masacre de Acteal.

[1] Desplazamiento forzado y desaparición de BAEZLN en la comunidad autónoma comandante Abel. http://www.redtdt.org.mx/d_acciones/d_visual.php?id_accion=229

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s